El uso de las encuestas es la prueba de la manipulación de este sistema electoral que busca consolidar el bipartidismo

Los andalucistas dicen que las encuestas se han convertido en un instrumento más de propaganda política como vallas o carteles y son un insulto a la inteligencia, en este caso de las sevillanas y sevillanos

El Partido Andalucista lamenta que las encuestas se estén convirtiendo en un burdo sistema de manipulación de la sociedad. En opinión de los andalucistas las encuestas se han convertido en meros instrumentos de propaganda política como las vallas o los carteles, y no responden más que a los intereses partidistas de unos y de otros con el fin de encauzar y manipular la intención de voto de los ciudadanos.

Sólo se pretende inducir el voto a los dos grandes partidos, cuando la realidad es que el andalucismo es una opción posible para desbancar a los grandes y llevar a las instituciones la voz real de la ciudadanía.

Para el Partido Andalucista, la instrumentalización de las encuestas está tan clara que en países con tanta tradición democrática como Francia la publicación de encuestas electorales está prohibida durante los tres meses previos a la cita electoral.

Además el PA insiste en que las verdaderas encuestas son aquellas que no se publican, sino que quedan en los cajones durmiendo el sueño de los justos.

El Partido Andalucista tiene claro que “hay que reaccionar al bipartidismo centralista que con todos sus instrumentos están tratando de invisibilizar a los andalucistas para acabar con la única fuerza propia que habla en nombre de Andalucía y que sólo responde a los intereses de los andaluces.

El Partido Andalucista aboga por una democracia real como hoy piden en la calle miles de ciudadanos anónimos que, con diferentes ideologías, rechazan que PP y PSOE los traten como rebaños en lugar de hacerlos partícipes de la gestión de lo público desde una participación demócrata real, más allá de las dos grandes sucursales de voto que forman el bipartidismo.

Ir a Portada

Anuncios