Antonio Serrano: ”La campaña de cvM se sustenta en un ejercicio de imaginación”

El candidato a la Alcaldía de Málaga de Compromiso Verde por Málaga, Antonio Serrano, ha valorado los objetivos del partido que lidera en la jornada que abre la campaña municipal. Confiesa la ilusión de los debutantes, aunque también reconoce las limitaciones económicas de su formación.Serrano reivindica el papel de los diferentes y esa otra forma de hacer política.

Antonio Serrano. (Foto: Eloy Muñoz)

MÁLAGA.- ¿En qué se basa el modelo de Compromiso Verde por Málaga (cvM)?
Es un proyecto social que se fundamenta, posteriormente, en la cooperación política, es decir, nacemos de un conglomerado de personas que vienen de colectivos sociales, asociaciones vecinales, ONG… y decidimos iniciar el proyecto con una plataforma social o socio política que en origen se llamó Compromiso por Málaga. Posteriormente, decidimos ampliar el proyecto social con la incorporación de otras vertientes ideológicas en el ámbito de la propia izquierda, que enriquecían la propuesta política que teníamos: llámese andalucismo, llámese ecologismo. El proyecto en su conjunto es un proyecto de cooperación política, de izquierda, andalucista o federalista ecologista. Somos gente de la calle, del pueblo, de los barrios de Málaga, que tenemos inquietudes distintas a las que pretenden representar los partidos políticos.

¿Cómo es la campaña que está haciendo cvM?
Desde el punto de vista práctico es muy humilde. No tenemos recursos: nacen directamente de nuestros bolsillos. Muchos de nuestros compañeros (no es mi caso) están parados. La campaña se sustenta en un ejercicio de imaginación: buscamos recursos muy artesanales, fotocopias, boca a boca, intentamos fundamentarnos lo más posible en medios digitales. En definitiva, con más voluntad que otra cosa, intentamos hacer llegar a la gente que somos distintos. No vemos representados los intereses de Málaga en ninguno de los partidos que se ofertan.

¿Cuál es el objetivo para el 22-M?
Somos un proyecto de izquierda federalista – andalucista, con una vertiente ecologista, pero, ligeramente por encima, está la regeneración política y de las instituciones: ser capaces de llevar a las instituciones otra forma de hacer política. Nuestro objetivo es un objetivo doble: el de llevar a cabo unas políticas sociales y de izquierda que beneficien al ciudadano. Por otro lado, convertir los foros institucionales en foros de participación. El ciudadano se tiene que sentir parte decisiva y decisoria, de modo que los políticos pierdan el protagonismo.

¿Se parece IU, de donde usted viene, a cvM?
No queremos priorizar nuestra posición ideológica al interés común de los ciudadanos. IU antepone los intereses del partido a los de los ciudadanos. Ideológicamente no ha gran diferencia entre IU y cvM. La diferencia es sustancial: nosotros hacemos una política cercana. Queremos ser gente de la calle y ser coherentes entre lo que predicamos y queremos practicar. No se puede hablar de participación cuando en Diputación hay mercantilización: ‘si eres amigo te satisfago, si no, no’. En IU hay un abismo entre la práctica política y su discurso.

¿Qué valores le empujaron a unirse al proyecto de cvM y cómo puede convencer a los ciudadanos de esos valores?
En IU esperaba encontrar, y encontré por momentos, un espacio de libertad distinto que combatiese la corrupción, los dobles discursos, la forma de actuar, de hacer política, la distribución desigual… y que reivindicase los servicios sociales, el equipamiento… Izquierda Unida no lo ha respetado, mientras que un servidor, humildemente, sí. Por eso nos fuimos muchos de IU. En cvM buscan esa regeneración política y hacerse dueños de la institución, que es como debe ser.

¿Existe una alternativa al PSOE y al PP dentro del bipartidismo que hay con este sistema político?
Estamos dando pasos en Andalucía con la agrupación común Espacio Plural Andaluz. Estamos dando forma al proyecto donde es posible, que con el tiempo será en más lugares. Queremos ocupar la alternancia que ya IU no ostenta. IU es parte del bipartidismo para que el PSOE pueda gobernar. En la Diputación existe un enchufismo, también en los altos cargos, por parte de IU. En Manilva pasa lo mismo, algo inasumible: se está enchufando a decenas de militantes sin criterio de igualdad. La forma adecuada es hacer política sobre idea de ciudad, que debería darse en democracia, pero IU lo impide. Izquierda Unida instruyó numerosos expedientes disciplinarios a aquellos que no siguieron la orden de hacer pactos con el PSOE. Esto es síntoma inequívoco de que IU es parte del bipartidismo que queremos erradicar. Queremos formar alternativa. No queremos ser la nueva IU, sino distintos, mejores, plurales y diversos. La intención es que la práctica sectorial desaparezca.

EN DOS PALABRAS

Compromiso Verde por Málaga: diferente

Chaves: momia política

Llamazares: debía irse hace tiempo

Cayo Lara: un títere del partido comunista

IU: un fraude

Moreno Brenes: sectarismo

María Gámez: candidata orgánica

De la Torre: agotado

Málaga: devaluada por los partidos políticos con representación institucional

22-M: ilusión por el cambio. Puede ser nuestro momento

Esperanza: siempre

Economía: lamentablemente, un arma arrojadiza utilizada por los partidos

Tiempo: siempre. Administrarlo

Trabajo: imprescindiblemente un reparto adecuado de la riqueza

Política: la vida misma

Alternativa: siempre la hay. Queremos serlo

Novedad: debemos estar preparados

Antonio Serrano: representa a los diferentes

Málaga 21

Ir a Portada

Anuncios