El parque de la Laguna, demasiado inaccesible para los vecinos

El concejal y candidato a la alcaldía por Compromiso Verde por Málaga, Antonio Serrano, acompañó a los vecinos y anunció que presentará una moción que incluirá referencias al parque de la Laguna

Vecinos en silla de ruedas con Antonio Serrano piden ayuda para sortear los profundos surcos de los caminos. Arciniega

MÁLAGA.- La accesibilidad todavía no ha llegado al parque de la Laguna de la Barrera, en la Colonia de Santa Inés. Esta zona verde, inaugurada hace diez años, es un quebradero de cabeza para las personas en sillas de rueda que viven en los alrededores. Los caminos de tierra llenos de baches y con grandes surcos provocados por las escorrentías del agua son una senda prohibida para ellos, así como para las personas con movilidad reducida en general.

Varios vecinos discapacitados han acordado recoger firmas y entregarlas en el Ayuntamiento para pedir que el parque se adapte a un colectivo que no puede disfrutarlo. «Es un poco lo de siempre, las carencias que sigue teniendo Málaga en el ámbito de la accesibilidad, a pesar de que hace cuatro años el alcalde puso en marcha un área de accesibilidad universal en el que el concejal de turno no da la talla», destaca Pascual Bueno, presidente de la Asociación Málaga Oeste de Discapacitados Físicos (Amadifi), colectivo que apoya la iniciativa.

Un grupo de personas en sillas de ruedas visitó el pasado viernes el parque para dejar constancia de que es sencillamente inaccesible. Para empezar, el único punto por el que pudieron entrar fue una entrada lateral de la que Manuel Vallejo, uno de los vecinos en silla de ruedas, cuenta su secreto: «Tuve que pagar a un vecino para que hiciera una rampa de cemento, eso lleva ahí un mes y antes no se podía entrar».

Incluso con rampa, Carmen Ballesta, que lleva siete meses en silla de ruedas tras un ictus, explica que le es imposible entrar. «Lo tiene uno cerca de casa y no puede entrar, es imposible».

Para realizar este paseo de comprobación, los vecinos en sillas de ruedas tienen que ayudarse de sus familiares, pero saben que cuando estos no están, deben despedirse del parque.

Es el caso de Nieves García, a quien le gustaría poder pasear con sus niñas de 6 y 5 años. «No puedo ir con ellas solas, es un paraje muy bonito pero está en muy malas condiciones».

Esta vecina cree que los caminos del parque «tenían que estar adaptados» y resalta que no es solo un problema para las personas en silla de ruedas, «sino para todo el mundo, para cualquiera es un problema porque hay muchas entradas pero todas están iguales».

La caravana de sillas de ruedas sube con dificultad estos caminos de tierra por los que se abren camino surcos profundos. En muchos tramos, los vecinos tienen que pedir ayuda para evitar accidentes.

Pero los peligros no se encuentran sólo en los caminos maltrechos: en muchas zonas del parque no hay vallas protectoras y los viandantes se enfrentan a varios metros de caída.

Para Francisco de la Torre, de 78 años, que empezó a trabajar con 15 años en la Colonia de Santa Inés –que extraía la arcilla de esta zona, la causa de que se formara la laguna– «todos los carriles están estropeados y por aquí no se puede ir». Francisco, operado dos veces de cada cadera, tiene que usar la silla de ruedas y quedarse sin el parque que ha sido buena parte de su vida.

El concejal no adscrito Antonio Serrano, candidato a la alcaldía por Compromiso Verde por Málaga, que acompañó a los vecinos, anunció que presentará una moción pidiendo más accesibilidad y que incluirá referencias al parque de la Laguna. «Este es un exponente medio, no extremo de lo que son los parques de la ciudad. Los hay mucho mejores como el parque del Oeste y los hay bastante peores como el Peñón del Cuervo».

La Opinión de Málaga

Ir a Portada

Anuncios