Casas agrietadas en Pilar del Prado por falta de canalización

Los vecinos dicen que grandes charcos de agua que se acumulan en una huerta colindante causan daños en sus casas

Un grupo de vecinos del Pilar del Prado y el concejal Antonio Serrano caminan por el carril que necesita la canalización para que el agua no caiga por la huerta hacia sus casas. Arciniega

MÁLAGA.- El escenario parece bucólico, pero está siendo un quebradero de cabeza para los propietarios de diez casas distribuidas entre las calles Amatista y Camino de Santa Inés en el Pilar del Prado, Campanillas.

Este grupo de casas limita detrás con un huerto inclinado hacia las viviendas, que a su vez está delimitado por detrás por un carril que, después de perder por el paso del tiempo una pequeña acequia para dirigir por buen camino las aguas pluviales, ahora todas bajan por el huerto y terminan en la parte posterior de las casas, junto a las que se acumulan grandes balsas de agua.

«Aquí es donde se forma una piscina de agua y, de hecho, mi casa, que es la más perjudicada, está partida por casi todos los sitios; es una casa que tiene 50 años, la cimentación no es como la de hoy y tenemos miedo», explica Salvador González, que lleva viviendo en el Pilar del Prado 19 años.

«Está afectando en total a diez casas, yo en su día la tuve que arreglar pero incluso habiendo gastado dinero tenemos problemas», explica Pilar Ríos.

Como señala Salvador González, el Ayuntamiento hace tiempo que detectó el problema. «En dos ocasiones he estado en la Tenencia de Alcaldía y me han dicho que es competencia de ellos y que lo arreglarán pero aquí nadie ha venido a arreglarlo».

Se da el caso de que los vecinos han llegado a remover la tierra de la huerta para crear una especie de terraplén que proteja alguna casa, pero no ha servido de nada. «Le sigue entrando el agua», señala el vecino.

La huerta, en la que se notan los profundos surcos que dejan las correntías, estaba considerada suelo urbanizable desde el PGOU de 1984 y en el 97 pasó a incluirse en un plan especial de iniciativa pública. Sin embargo, en el nuevo PGOU ha pasado a ser considerada de iniciativa privada.

Juana Montalvo, la mujer de Salvador González, muestra los daños en el interior de su vivienda, en el Camino de Santa Inés: baldosas del patio sueltos, ladrillos desprendidos de la terraza y grietas en todas las habitaciones de la casa, además de humedades.

«Con las paredes tenemos que estar todo el rato rascando y pintando, los azulejos de la chimenea se cayeron y temimos que se cayera la campana», critica, mientras añade: «El concejal me prometió que me mandaría un perito pero aquí no ha venido nadie».

Críticas al Ayuntamiento

Antonio Serrano, candidato a la Alcaldía de Compromiso Verde por Málaga, responsabilizó de la situación al concejal de Urbanismo,«por las carencias históricas» y también al concejal de Campanillas, «porque mientras está alimentando obras ilegales como la piscina de Campanillas abandona sus núcleos».

Serrano señaló que si el Ayuntamiento creara en el carril una pendiente contraria a la falda del monte y hace una cuneta al lado, «las aguas irían a parar a la calle, pero, como no hace la obra el agua corre hacia las casas».
El concejal insistió en que el Consistorio «tiene que buscar una solución» para un problema que dura tres años.

El Consistorio: «Es un asunto que debe resolver el dueño de la parcela»
El concejal de Campanillas, José Hazañas, explicó a Línea Directa que el Ayuntamiento de Málaga ha estudiado a quién compete el arreglo del carril contiguo a la huerta y finalmente ha estimado que se trata de una cuestión privada en la que no entra el Consistorio. «No es una cuestión municipal, no nos compete, se trata de un asunto que debe resolver el dueño de la parcela», resaltó.

La Opinión de Málaga

Ir a Portada

Anuncios