Antonio Serrano (cvM)denuncia que la Diócesis no ha cumplido su palabra y ha cerrado la subida al Monte Calvario

Un grupo de vecinos de la calle Amargura, ayer con el concejal Antonio Serrano. Carlos Criado

MÁLAGA.- Los ánimos andaban ayer muy caldeados en la calle Amargura por la decisión del Obispado de Málaga de instalar una verja a la entrada del Monte Calvario, terreno de su propiedad, algo que corta el paso que desde hace más de 40 años han tenido los vecinos, que también aparcaban en la subida.

Ante medio centenar de vecinos, el concejal Antonio Serrano, candidato a la alcaldía por Compromiso Verde por Málaga, criticó ayer la precipitación del Obispado por colocar la verja, «cuando se podía haber evitado toda esta decisión porque el pasado verano, en una reunión con Urbanismo y los vecinos, el Obispado se comprometió a no hacer la obra hasta que se diera una solución al problema de los aparcamientos», agravado con la proximidad del hospital Pascual.
Serrano denunció que, sin haber consenso, «el Ayuntamiento ha autorizado la obra para que los intereses del Obispado primen sobre los de los vecinos», resaltó.

La solución, aunque destacó que no es la más satisfactoria, consiste en una rotonda con cerca de una decena de plazas de aparcamiento alrededor, para además permitir a los coches dar la vuelta a esta calle sin salida. Serrano indicó que la mejor solución, ya recogida en el PGOU del 84, es abrir una calle que dé salida a la calle Amargura, a falta de la expropiación de dos fincas.

El concejal también criticó el que, si bien el arroyo del Seminario pasa por la propiedad del Obispado, «nunca ha hecho ninguna obra hidráulica, todo lo ha hecho el Ayuntamiento a costa del erario público y tampoco ha llevado a cabo la tala y limpieza del monte».

Las críticas de los vecinos eran ayer muy variadas. Manuel Ledesma cuestionó el que se permita «amurallar» y «poner puertas al campo» y se preguntó qué pasaría si los distintos propietarios hicieran lo mismo en los Montes de Málaga. Este vecino también destacó que con la rotonda, la calle gana 12 plazas de aparcamiento «pero perdemos 40 ó 60» y por eso pidió al Ayuntamiento «que no nos acribille a multas», pues no hay otro sitio que esta calle para dejar los coches.

Remedios Muñoz, por su parte, recordó que los vecinos han usado el camino hoy cerrado «más de 40 años» y pidió «que no nos encajonen».
Los vecinos también temen que la rotonda traiga complicaciones hidrológicas, con el derribo de una presa. «La canalización que se va a poner es muy pequeña y el agua se irá por la calle de la Victoria», piensan. Por último, anuncian protestas para la Semana Santa.

Ayuntamiento

El concejal del distrito Centro, Diego Maldonado, respondió a los vecinos que el Ayuntamiento «comparte la situación y la incomodidad de los vecinos», de ahí que Urbanismo presentara el anteproyecto de una rotonda, «pero un grupo de vecinos no estuvo de acuerdo y hubo que encargar un proyecto nuevo, con la conformidad de la mayoría, lo que ha retrasado la obra».

Ha sido este retraso, explicó, lo que ha movido al Obispado a realizar la verja. «Les pedimos que esperaran y marcaron un plazo, hasta finales de diciembre o enero y como todavía no se había hecho la rotonda, han puesto la verja en su terreno». Maldonado negó con rotundidad cualquier connivencia con el Obispado. «Es una verja en su propiedad y haremos la rotonda», financiada con fondos Proteja.

La Opinión de Málaga

Ir a Portada

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s