Entrevista a Pilar González: “El espíritu del 4 de diciembre es como la bella durmiente”

En 2011 se cumplen treinta años de la aprobación en referéndum del primer estatuto andaluz de autonomía. ¿Qué valoración haríais de la actual situación de Andalucía tras estos treinta años de autonomía?

Se ha producido un “bucle” y volvemos a una situación muy parecida a la inicial, a la de hace 30 años. Algunos hablan del giro que ha dado Andalucía y, desde luego, el giro ha sido de 360º, con lo cual volvemos al punto de partida. Hemos vivido una época de vacas gordas deslumbrados por un desarrollo que parecía no tener fin y nos hemos despertado de esa ensoñación bruscamente, dándonos cuenta de que ese desarrollo, que apenas tenía cimientos, se ha derrumbado y nos ha dejado con unos escombros difíciles de soportar: más de un millón de andaluces en paro, cientos de miles de familias sin recursos, niños y niñas que fracasan en la escuela, trabajadores autónomos sin líneas de crédito y pymes en la ruina. De esta situación no es responsable “la autonomía” en abstracto, ni mucho menos. Precisamente la autonomía ha sido uno de los motores de ese desarrollo (junto con la democracia y la incorporación a la UE). Precisamente la autonomía hubiera permitido hacerlo mucho mejor: convertir el desarrollo en progreso y hacerlo mucho más estable y mucho más sostenible. El problema no es el motor, sino el piloto que hemos puesto a conducir el vehículo y que no creía en su escudería. La escudería es, naturalmente, el pueblo andaluz. Con la crisis se cierra el ciclo y comienza una época nueva, un tiempo duro, difícil. Esfuerzo y sacrificio, pero también oportunidad de hacer las cosas mejor si las hacemos de manera diferente. Estoy convencida de que la autonomía es la base imprescindible para hacer una Andalucía mejor. Treinta años después, si los andaluces le damos un nuevo impulso a la autonomía, empezamos de nuevo y podremos hacer un recorrido mejor.

¿Creéis que el pueblo andaluz ha visto satisfechas las expectativas que se despertaron con la aprobación de aquel primer estatuto de autonomía? En otras palabras, ¿ha satisfecho la autonomía las esperanzas de mejora vislumbradas por el pueblo andaluz?

Honestamente creo que no. Ni reforma agraria, ni Deuda histórica…. Creo que era mayor el caudal de esperanzas que la realidad que trajo consigo. Pero, insisto, la autonomía es la mejor herramienta (el mejor vehículo) en manos de un gobierno (piloto) dispuesto y de un pueblo (escudería) exigente. Ambos, pueblo y gobierno, son imprescindibles. Sin ellos, la autonomía no anda. Me interesa dejar muy clara nuestra posición en este sentido, precisamente ahora que de nuevo los partidos centralistas cuestionan las autonomías y plantean desde un recorte hasta una involución con el argumento de la crisis. Es una falacia. La cuestión no es el modelo de Estado, es cómo se administra. El ejemplo lo tenemos en Europa, los países que están tirando del carro son uno federal y el otro centralista, Alemania y Francia. Luego, parafraseando al asesor de Clinton, la autonomía no es el problema, estúpidos.

Aquellas expectativas y esperanzas del pueblo quedaron perfectamente de manifiesto en las multitudinarias manifestaciones del 4 de Diciembre de 1977. ¿Pensáis que el “espíritu” del aquel 4 de diciembre sigue vivo en la sociedad andaluza?

Aquel espíritu del 4 de diciembre es “la bella durmiente”. Está vivo, pero latente. Se le ha inducido un sueño, una modorra profunda para que no actúe o para que otros actúen en su nombre. Una de las razones de la existencia y de la necesidad del Andalucismo político que nosotros representamos es esa vigencia del espíritu del 4 D. Nuestro empeño es despertar de nuevo y para siempre al pueblo andaluz. Porque conocemos su capacidad de actuar, porque confiamos en él.

Precisamente, el Partido Andalucista, antiguo PSA, desempeñó un importante papel en todos aquellos acontecimientos de finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado. ¿Cómo definiría Pilar González la aportación realizada por el Partido Andalucista durante aquel proceso autonómico?

Curiosa entrevista de metáforas nos está saliendo. La aportación del PA, entonces PSA, es el pilar de la autonomía andaluza: el andalucismo fue la vanguardia que provocó la autonomía (el primer mitín de la Transición en Andalucía lo dió Rojas-Marcos en Sevilla y lo cerró al grito de “libertad, anmistía y estatuto de autonomía”); el andalucismo se opuso a la LOMR (ley orgánica de modalidades de referéndum) que aprobaron el PSOE y la UCD para impedir el “sí”el 28 de febrero; el andalucismo defendió el 151 y el andalucismo desbloqueó la autonomía en el congreso de los diputados.

Ateniéndose a la realidad presente de su formación política, y analizando el pasado reciente en perspectiva histórica, ¿Cuáles son los principales errores, y cuáles los principales aciertos, que, a su juicio, el Partido Andalucista ha cometido durante estos últimos treinta años de autonomía?

Mirar la historia de una organización política desde tan cerca, o desde tan adentro como estoy yo en estos momentos, es complicado para la objetividad. Precisamente el tiempo y cierta distancia intelectual son imprescindibles para interpretar la Historia. Yo practico, además, el ejercicio de la autocrítica con frecuencia y con naturalidad, lo considero muy saludable. Así es que en esta tensión entre la objetividad y la responsabilidad, estoy convencida de que los aciertos y los errores tienen que ver con la coherencia. El acierto es mantener la coherencia, el error es perderla. También hay un problema de tamaño y de poder porque, para ser honestos, mientras que a algunos partidos los ciudadanos no nos perdonan ni una incoherencia, a otros (PSOE, PP con casos graves de corrupción, con encarcelados y condenas) los mismos ciudadanos les perdonan fácilmente. Hay una relación directa entre el poder y la indulgencia. El PA ha tenido importantes aciertos políticos, alguno tan grande que superó la propia dimensión de la organización. Hablo de la autonomía andaluza. En este caso el error fue de cálculo: una fuerza política pequeña se echaba a la espalda la tarea más grande de todas, los adversarios vieron la debilidad y la aprovecharon. Y no supimos explicarlo. Y nos hicieron daño. Hace poco oí decir a Rafael Escuredo en una mesa redonda en el Parlamento de Andalucía que “nadie había traicionado a Andalucía”. Esa es la verdad, pero a estas alturas a ver quién es el guapo que paga la factura que se le cobró al PA. Y cuando por encima de la coherencia política se ponen otros elementos como la pugna por el liderazgo, es cuando se produce el error que los ciudadanos no olvidan.

El PA formó gobierno junto al PSOE durante dos legislaturas consecutivas en Andalucía. ¿Creeis ahora, pasado el tiempo, que aquel pacto de gobierno supuso un beneficio real para el Partido Andalucista, o más bien un lastre?, ¿Sería posible una reedición de este pacto en las próximas elecciones autonómicas, si se diesen las circunstancias propicias para ello?

No he incluido la etapa de gobierno en la respuesta anterior como uno de los aciertos porque estaba esta pregunta a continuación. La experiencia de gobierno nunca es un lastre y trabajar para Andalucía tampoco. La gestión andalucista en turismo y deporte ha supuesto un beneficio real para los andaluces: el turismo es desde entonces (1996) un sector estratégico de la economía andaluza, aporta casi el 14% del PIB, los pueblos andaluces tienen más y mejores instalaciones deportivas y hay dos leyes, aprobadas sin ningún voto en contra en el Parlamento de Andalucía, aún en vigor. Es verdad que el PA pudo haber obtenido algún otro beneficio importante para los andaluces derivado de ese pacto de gobierno: las elecciones separadas, por ejemplo. Tal vez el no hacerlo sí se convirtió en un error y posiblemente en un lastre, por aquello de la coherencia. Respecto a las próximas elecciones autonómicas no tengo bola de cristal, aunque uno de mis mitos favoritos es el de Casandra (la sibila de Troya que decía siempre la verdad, pero a la que nadie creía). Por eso le digo que hemos hecho una renovación importante, que el PA está cambiando, es diferente: hemos emprendido decididamente la unidad del andalucismo y la conexión real con la sociedad andaluza. No me interesa amarrarme mediante un pacto a una opción política e ideológica que no es la mía (la coherencia, recuerde), no me interesan los sillones del poder, me interesa poner de nuevo a Andalucía en el mapa del estado para que deje de ser invisible, me interesa mejorar la vida de la gente en Andalucía. Quiero un pacto con los andaluces y andaluzas, con mi gente, no con el bipartidismo centralista.

Sin presencia actual en el Congreso de los Diputados ni en el Senado español, sin presencia en el Parlamento autonómico, el PA sigue manteniendo bastantes cuotas de poder en diversos Ayuntamientos de Andalucía, unas cuotas de poder que se pondrán nuevamente en juego en Mayo de este mismo año, ¿sería acertado pensar que las próximas elecciones municipales se presentan para el PA como una reválida histórica?, ¿existe la sensación dentro de las filas del partido de que un nuevo batacazo electoral podría poner en riesgo incluso la propia supervivencia del mismo?

Todas las elecciones son una reválida. Pero el electorado sabe distinguir las convocatorias electorales municipales del resto de elecciones. Saben que lo que se elige es su ayuntamiento, lo más cercano, lo fundamenteal para la vida diaria en sus pueblos y ciudades. Precisamente por ello donde más apoyo tenemos siempre los andalucistas es en las elecciones municipales, con presencia en Ayuntamientos de todos los territorios de Andalucía. Sobre un posible mal resultado, tengo la sensación de que hay otros partidos infinitamente más preocupados que nosotros por las elecciones de mayo. El PP quiere ganar a costa de lo que sea y el PSOE no quiere perder por nada del mundo. Los objetivos andalucistas son mantener e incrementar nuestra presencia en los Ayuntamientos. Nuestras expectativas son buenas, he estado con compañeros candidatos y candidatas (esta vez habrá más mujeres que nunca encabezando las listas andalucistas) por toda Andalucía, desde hace mucho tiempo y percibo atención e interés por parte de la gente. Nadie nos rechaza ni nos muestra indiferencia. Los candidatos son personas valientes, comprometidas, que hablan claro y que quieren a la gente. Somos diferentes y se nota. No pienso en batacazos y le aseguro que no hay nadie en el PA ni en el PSA pensando en batacazos, todo lo contrario, estamos convencidos de que si seguimos trabajando como hasta ahora no llegarán. Sabemos que habrá más alcaldes y concejales andalucistas a partir de mayo. Y sobre esa base, trabajaremos para volver al Parlamento de Andalucía. El andalucismo ha tenido grandes éxitos políticos y grandes derrotas electorales, por eso, a pesar de los desiertos, lleva en su propia naturaleza la supervivencia.

¿Cómo explicaría Pilar González que el pueblo andaluz, a pesar de ser un pueblo plenamente consciente de sí mismo y orgulloso de su identidad, no haya llegado nunca a transformar este sentimiento identitario en una verdadero movimiento político capaz de constituirse como primera fuerza política de Andalucía?, ¿es el pueblo andaluz un pueblo conformista?

Me gusta esa definición de andalucismo,“un movimiento político”, coincide con lo que pienso y por lo que trabajo. Mire, el pueblo andaluz es un pueblo trabajador, culto, imaginativo, comprometido, tolerante y fatalista. Sabe que puede cambiar el mundo cuando no se conforma con lo que hay, pero no siempre quiere cambiarlo. En ocasiones se resigna porque lo primero es “tirar pa’lante”. En uno de los mejores libros que he leído recientemente, La huella morisca (edita Almuzara) su autor, mi amigo Antonio Manuel Rodríguez, dice que los andaluces fuimos capaces de derogar la letra de nuestro himno, como se derogan las utopías: haciéndolas realidad, un día de nuestra historia, uno solo, el 4 de diciembre de 1977. Sólo ese día volvímos a ser lo que fuimos. Luego hemos vuelto a ser lo que somos. En ese día, en los días previos y en los sucesivos, el andalucismo fue la minoría de vanguardia del pueblo andaluz. También hay una responsabilidad importante de los partidos políticos y de las instituciones, a la hora de concienciar a la gente de nuestra identidad, de nuestra historia y de nuestro legado, de las oportunidades que tenemos como pueblo y de lo que luchando sin complejos por ser visibles y tener poder se puede conseguir. Cuando se produce esa simbiosis entre un pueblo y sus instituciones es cuando se puede cambiar el mundo. Pero el pueblo debe ir por delante, lo estamos viendo estos días en la otra orilla del Mediterráneo. Mi trabajo consiste en que el andalucismo vuelva a ser esa vanguardia capaz de generar un movimiento político que sólo juega a favor del pueblo andaluz.

¿Crees posible la creación de un bloque soberanista y de izquierdas en Andalucía?, ¿estaría el PA dispuesto a integrarse en un bloque de este tipo?, ¿en qué términos los definirías?

Nuestra Ponencia Política e Ideológica aprobada en el último congreso (mayo 2009) nos define como un partido nacionalista renovado, progresista y ecologista. Valores como el progreso, la igualdad o la integración están en el ADN del andalucismo. Nuestro discurso y nuestras propuestas se sitúan en la defensa de los valores históricos de la izquierda democrática y progresista: la libertad, la igualdad y la autonomía personal y colectiva están en el frontispicio de nuestra definición ideológica. Además, Andalucía está necesitada de políticas progresistas reales, que tengan un modelo productivo diferente del que nos ha traído a esta situación de crisis. El andalucismo del PA es federalista y eso significa apostar por un modelo de organización política que avance hacia un Estado Federal. Un pacto entre iguales. Andalucía para nosotros es una nación, una nación del siglo XXI, sin fronteras, ni moneda, ni ejército. Lo que realmente necesita Andalucía es poder, poder político. Un poder político que no puede ser un compartimento estanco aislado sino que tiene que estar enlazado, a través del federalismo cooperativo, con los Pueblos de España, con Europa y con la Humanidad. El PA se renueva para aglutinar a más andalucistas y a muchos más andaluces. Hemos empezado por la unidad del andalucismo y honestamente creo que somos nosotros los que tenemos capacidad para intervenir en el sistema político. Somos nosotros los que podemos articular el espacio del andalucismo, un espacio de andaluces plurales que no son ni del psoe ni del pp. Decíamos antes que el andalucismo es un movimiento político, y yo añado también social. Por eso invito a todos los andaluces conscientes a sumar, a crecer, a tener ambición de Andalucía. Y creo que es el andalucismo unido (PA+PSA) quien puede liderarlo.

¿Cómo ve Pilar González el futuro de Andalucía?

Difícil y prometedor a la vez. Es un reto, un enigma para el que tenemos algunas respuestas. Andalucía tiene potencial humano, económico, social y cultural. Lo hemos tenido siempre. Necesitamos confiar en nosotros mismos, creernos que somos capaces de ir hacia adelante, de crear con calidad, de alcanzar la excelencia en sectores traicionales e innovadores, de apostar por lo nuestro. Si los andalucistas tenemos la oportunidad de acompañarlos en este viaje será más fácil que Andalucía crezca y tenga un futuro de progreso. Hoy, en este presente al que nos ha traido la crisis, otros pueblos no padecen las lacras que para nosotros se han convertido en “losas históricas” como el desempleo y tienen un modelo productivo que abre las puertas del futuro. Los andalucistas estamos convencidos de que la oportunidad de Andalucía es un proyecto andalucista, plural y de progreso.

Unas últimas palabras…

Las que dijeron por primera vez los jornaleros que se manifestaron en Córdoba en 1919, las mismas de Blas Infante, las mismas que aprendimos de los andalucistas de relámpago de la Transición, las que decimos siempre todos los y las andalucistas, las que son nuestro objetivo y nuestra razón de ser.: Viva Andalucía Libre!!!

Kaos en la Red

Ir a Portada

Anuncios



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s