Pilar González: “El andalucismo es la llave del cambio en Sevilla”

La candidata de PA+PSA a la alcaldía de Sevilla se muestra convencida de regresar a la institución/C. Rivas

SEVILLA.- En la primera entrevista tras su designación, la candidata andalucista a la Alcaldía de Sevilla en las próximas municipales se muestra convencida de que la ciudad pide un cambio y que éste pasa por el PA+PSA. González habla de un andalucismo unido y renovado y cree que hay posibilidades reales de volver a tener presencia en el Ayuntamiento y el Parlamento de Andalucía.

No es que la actividad hubiera cesado en algún momento en la sede nacional de los andalucistas, pero ahora se respira otro ritmo. Como si la formación hubiera pisado el acelerador en las últimas horas. Es la primera entrevista que concede a un medio de comunicación tras su designación como candidata a la Alcaldía de Sevilla, y nos avanza una agenda muy apretada para su primera semana en este difícil papel. En cuestión de días, el andalucismo volverá a tener visibilidad después de haber quedado condenado al ostracismo tras el estrepitoso fracaso en las últimas autonómicas y, en la capital, al quedarse fuera del Ayuntamiento hispalense.

“Esto acaba de empezar”, reconoce Pilar González, secretaria general del Partido Andalucista. “Tengo un montón de energía y las pilas puestas para un buen rato”. Le va a hacer falta, pues la tarea se presenta harto complicada. Para los andalucistas, las próximas municipales se dibujarán como una reválida. De la mano del durante años hermano bastardo PSA, la coalición se la juega al todo o nada.

Sevilla Actualidad.- Dicen que con su candidatura los andalucistas queman su último cartucho…

Pilar González.- Estoy segura de que al andalucismo le queda más de uno todavía. Yo prefiero verlo como una muestra de confianza, y asumo la responsabilidad que ello supone.

SA.- Vamos, que queda andalucismo para rato…

PG.- Por supuesto. El andalucismo no es una estrella fugaz en Sevilla. Porque las ideas, el proyecto, tienen futuro en lo local pero también en lo nacional, que para nosotros es Andalucía.

SA.- ¿Puede hablarse de una renovación ideológica?

PG.- Más bien de una actualización del andalucismo, porque la ideología no se renueva cada cuatro años. Nuestra última ponencia ideológica fue aprobada en mayo del año pasado en el Congreso de Bormujos. Ahí es cuando se adecua el mensaje andalucista a la situación actual que vivimos. No podemos olvidar que estamos inmersos en una crisis demoledora. Una crisis fundamentalmente económica pero que también es política. Cada vez se hace más evidente la necesidad de nuevos tiempos. Y el andalucismo tiene ideas que aportar. A la vista está que las preocupaciones de los andaluces no se han resuelto en los últimos 30 años.

SA.- ¿A qué ideas se refiere?

PG.- Hablo de nuevos valores, más progresistas. De la ecología política. Es una ideología de vanguardia. Porque hoy pocos dudan de que es necesario establecer nuevos criterios de sostenibilidad. No estamos hablando del reparto de tierras al que se refería Blas Infante, pero sí de hacerlas más productivas, de apostar por la agricultura como sector estratégico de la economía andaluza. Ahora que ha quedado patente el desplome de la construcción y se ha visto que en tiempos de crisis el turismo es el sector más débil, debemos darnos cuenta de que tenemos la materia prima, el campo, pero que tenemos que generar el valor añadido, apostar por la comercialización de sus productos, su distribución…

SA.- No tienen presencia institucional en el Parlamento desde 2008. Tampoco tienen concejales en el Ayuntamiento de Sevilla. ¿Han hecho autocrítica?

PG.- Por supuesto, y creo que es algo imprescindible en política. Es evidente que nuestros resultados electorales fueron malos y sin paliativos. No voy a poner paños calientes. Aunque sí que hay que tener en cuenta que hay circunstancias externas contra las que es muy difícil luchar, como ese bipartidismo que han consolidado PP y PSOE. Esto nos lo pone todavía más complicado…

SA.- ¿Y sus cuestiones internas las han resuelto?

PG.- Las hemos analizado sin acritud, sin buscar ningún ajuste de cuentas, y pensando que existe un proyecto que merece la pena. Hemos cometido errores y tenemos que sacar las conclusiones adecuadas. Pero, ante todo, lo que ha quedado claro es que no acertamos con el mensaje. Y a ello hay que sumar que, a veces, resulta más difícil gestionar el éxito que el fracaso. Por eso, en algunos casos en los que el PA obtuvo buenos resultados electorales, luego no fue capaz de gestionarlos de manera correcta.

SA.- ¿Por qué PA y PSA que durante años han estado enfrentados se dan ahora la mano? Algunos lo ven como una medida oportunista…

PG.- No hay nada de oportunista y sí mucho de oportuno. Era una cuestión histórica, pendiente de resolver. Si se tratase de algo electoral, no lo habríamos anunciado con quince meses de antelación. De hecho, el acuerdo PA+PSA se sostiene en dos aspectos, una única lista para las municipales y la celebración de un Congreso para el mes de noviembre de 2011. De él saldrá precisamente una única fuerza andalucista, unida completamente. Ése es nuestro compromiso. Hay una vocación y una voluntad de ser útiles a los andaluces y una enorme ambición de Andalucía.

SA.- ¿Quiere decir que no habrá más rencillas entre PA y PSA?

PG.- Puedo garantizarle que el acuerdo que hemos firmado lo vamos a cumplir. No voy a decir que es un camino de rosas, pero los pocos conflictos que se den vamos a resolverlos.

SA.- ¿Habrá caras nuevas en las municipales?

PG.- Si, de hecho se está produciendo una renovación muy importante en casi todas las localidades. Vamos a presentar listas sorprendentes, con gente que tiene un gran futuro por delante. Aunque, evidentemente, los que son alcaldes queremos que repitan. Si lo están haciendo bien y se han ganado la aceptación de sus vecinos…

SA.- De momento ya han confirmado los candidatos de Huelva, Almería, Algeciras y Sevilla. ¿Cuándo se conocerán los demás?

PG.- Sus candidaturas se formalizarán antes de final de año.

SA.- ¿Tiene un problema el PA con los tránsfugas?

PG.- El transfuguismo es algo que nos afecta a todas las fuerzas políticas, aunque es verdad que es más fácil seducir a quien tiene poco poder. Lo hemos visto en Ronda. A ver cómo se resuelve la situación, y a ver lo que hace el PSOE, porque es evidente el caso de transfuguismo en la localidad malagueña. Lo que no se puede tolerar es que una persona se presente bajo unas siglas y decida cambiarse a otras manteniendo su escaño, concejalía o la posición que ostente. Eso tiene un nombre, y se llama fraude. Por eso creemos necesaria una ley autonómica que lo prohíba y que no se preste a interpretaciones, que ya sabemos lo que pasa con el Pacto a nivel nacional… Andalucía tiene competencias para castigar el transfuguismo por ley.

SA.- Es cierto que la sociedad ha situado por primera vez entre sus principales preocupaciones la política. Y, además, el último barómetro del IESA afirma que los andaluces quieren un cambio…

PG.- Y no todos van a votar al PP. Entre otras cosas, porque yo también tengo serias dudas de que el cambio que necesita Andalucía sea el Partido Popular. La misma encueta dice que hay un 14% de andaluces que no ha decidido aún su voto. Además, un 6,6% piensa que la fuerza política que mejor los representa es el Partido Andalucista. Creo que hay motivos para la esperanza.

SA.- Salvo sorpresa del PSOE, todo pinta a que será usted la única candidata mujer para las municipales en Sevilla.

PG.- Fíjese que, de alguna manera, mientras en momentos de éxito es difícil la presencia de la mujer, en las situaciones adversas lo difícil es encontrar a algún hombre. Y Sevilla pasa por una situación verdaderamente complicada. Aparte de esto, mi única ventaja es conocer el Ayuntamiento por el tiempo en que fui concejal.

SA.- ¿Le gustaría conocer ya cuáles serán sus rivales en las urnas?

PG.- Creo que, ante todo, le gustaría saberlo al PSOE, más que nada para despejar la incertidumbre. Es el partido el que tiene la patata caliente de decidir quién va a ser su candidato. Y creo que Sevilla lo necesita saber ya. La ciudad tiene que conocer con claridad los proyectos y las ideas de cada partido, para, a partir de ahí, decidir.

SA.- ¿Y cómo lo hará para que su mensaje cale en la ciudadanía?

PG.- La invisibilidad mediática nos obliga a una comunicación más directa y a la vez más difícil. Mucho boca a boca, reuniones con colectivos y entidades… Además, estamos apostando desde unos meses atrás por las redes sociales en Internet, como facebook o tuenti. Tenemos claro que no tiene sentido contar con un buen proyecto si luego no podemos comunicarlo.

SA.- Despéjenos la duda. Cuando llegue al Ayuntamiento, ¿por quién se dejará seducir, por el PP o por el PSOE?

PG.- Yo quiero gobernar. No entra en nuestros cálculos pactar con nadie. Además, ya hemos tenido experiencias previas… El andalucismo tiene que ser la llave del cambio en Sevilla. En cualquier caso, que le pregunten a PSOE y PP quién va a pactar conmigo.

Sevilla Actualidad

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: